Actualizamos!!!! Nueva Añada de Larrosa 2019

Izadi es una bodega riojana relativamente joven (nace a finales de los 80) con un equipo que sabe cabalgar entre las aguas de "estar a la última" y mantener el sello de tradición que marca el estar en una denominación clásica. Su enóloga, Ruth Rodríguez, pone su sello en todas sus creaciones, que siempre tienen en común una elegancia y contención de madera encomiables. Solo hay que probar tintos como el Expresión y El Regalo o su blanco fermentado en barrica.  Este rosado es una maravilla delicada pero que al tiempo tiene la profundidad suficiente como para tenerte un rato "entretenida" sacando cosas.

No os esperéis un rosado de "colorazo", porque Larrosa no es así. Desde hace unos años, sobre todo las bodegas que cuentan con un buen nivel de exportación, están elaborando rosados "al estilo provenzal", es decir, con menos color, más ligeros, más frescos, menos golosos, porque es lo que gustan beber allende nuestras fronteras. Y yo lo aplaudo, porque la verdad es que en un 90% de las ocasiones, lo que buscas cuando buscas un rosado es, precisamente, eso: facilidad, frescura, inmediatez, buena armonía con platos primaverales o simplemente, como en mi caso, el vino que me permita estar de "poteo" sin llegar perjudicada a la comida con la suegra.

 

Mis apuntes: Este 2019 vuelve a recordarme al frescor y elegancia de la 2016, con un lado más en la línea de los cítricos, de las fresas ácidas y de ese fondo ligeramente floral que le da tanto carácter. Un ejemplo perfecto de todo lo bueno en que se traduce una garnacha bien cuidada desde la viña, también cuando se trata de un rosado. 

Su momento: Es el presente, empieza a disfrutarlo desde ya y hasta que llegue la próxima añada.

 

Con qué me lo tomo: Hoy toca una tabla de sushi, una combinación perfecta que te va a encantar.

 

Lo que cuesta: sobre los 7 euros.

 

La BSO: Os sugiero beber este Larrosa al ritmo de la Fiebre Primaveral del gran Elvis.