Velvety Pesquera: un proyecto con los pies en la viña

Emilio Lubiano y Mónica Peñas decidieron en 2011 apostar por su propio proyecto en Pesquera de Duero. Emilio pertenece a una de las familias "históricas" de viticultores de Pesquera y tiene una distribuidora de vinos desde hace 25 años; y Mónica, su esposa, es enóloga y hasta ese momento había estado a cargo de la enología en TresManos. Así que era natural que más tarde o más temprano decidieran emprender su propio viaje, aprovechando la riqueza de sus viñas familiares y el saber hacer de Mónica. Y así crean Velvety, un nombre muy "internacional" que compaginarán con el más auténtico y enraizado con la familia Dominio de Lubiano. Aún están terminando sus instalaciones, situadas en pago del Cañal, que quieren convertir en un lugar de puertas abiertas para que disfrutes y conozcas, mirando a las viñas, de los vinos, no solo de su bodega, sino también de su entorno.

 

El 2020 es el primer año en el que elaboran en sus propias instalaciones, antes elaboraban en alquiler y ello, junto con la dedicación plena de Mónica a su bodega, se nota y mucho en los vinos. La bodega comercializa en torno a unas 65.000 botellas de vino al año, aunque recolecta en torno a 80.000 kilos de uva de sus propias viñas situadas en pagos míticos de Pesquera como la Turquilla, el Olivo, Cascajares, Valderramiro, Valdemadero, el Pozo, el Canal y Caminos Blancos, entre otros. 

 

Sus viñas están plantadas mayoritariamente en espaldera y tienen más de 20 años de edad, salvo dos parcelas en vaso con medio siglo a sus espaldas.Y esta es la materia prima con la que la enóloga, natural de Traspinedo, elabora sus Ribera de Duero, unos vinos que destilan esencia de Pesquera por los cuatro costados. Y es que pseando por sus viñas una no puede dejar de asombrase con este espacio natural de una riqueza asombrosa. Las perdices campan a sus anchas, las águilas sobrevuelan ese cielo castellano único y las viñas crecen "tan a gusto" en ese suelo calizo tan característicos (esos "caminos blancos"), que como bien dice Mónica,da vinos con un carácter único, muy marcado y especial.

<< Nuevo campo par

 El parque de barricas asciende a unas 120 bordelesas, más un 10% de envases de 300 litros. Todo de roble francés y con unas medias de dos o tres años. La bodega elabora la mayor parte de tintos robles y crianzas con la marca Velvet, además de una edición limitada. El 40% de su producción se exporta y, gracias al trabajo realizado en la distribución, ha logrado una buena respuesta en el mercado regional y nacional. Emilio Lubiano ha apostado muy fuerte hasta la fecha por la distribución de vinos, lo que explica la oferta de Velvety Wines, una vinoteca en medio de las viñas y en Pesquera de Duero, referente incuestionable en la Denominación de Origen. Esta bodega, sin duda, se ajusta a ese perfil de corte familiar, viña propia en el mismo término municipal y una raíz y vínculo familiar evidente. Todo ello son activos que consolidan su hueco en los mercados del vino de calidad.

Cuando en la añada de 2020 se elaboraba por primera vez en la nueva bodega, situada en una parcela de cuatro hectáreas en la carretera de Pesquera a Valbuena, Emilio y Mónica tenían muy claro que allí fermentarían los mostos de unas uvas procedentes de viñas plantadas en su propio pueblo. Mónica sabe que la altura, los tipos de suelo y los criterios en las prácticas culturales son las claves para triunfar en el Duero. Pablo Lubiano, a pesar de su tierna edad, ya sabe que algún día le tocará defenderlo. Y lo mejor de todo es que la bodega Velvet está abierta a diario para las visitas.

 

  • Tinto Velvet 6 meses barrica 2019. 100% tempranillo. Rojo cereza de media capa, nariz fresca, pimientas, fruto rojo, especias. En boca es fresco, buena acidez, frutoso rojos, especias... 14,5 %vol. con un punto alcohólico. 7,5 euros.
  • Tinto Crianza 2017. Fruta más madura, nariz de ciranza, balsámicos... En boca es fresco, con buena acidez, fruta fresca, recuerdos de cacao. 16,50 euros
  • Limited edition 2017.  nariz compleja, con personalidad, florales, elegancia, concentración. En boca es fresco, con un tanino bien pulido, frutos rojos... 19, 50 e
  • Crianza 2018. Ya se nota la personalidad, florales... En boca es redondo, muy bien estructurado, con una buena acidez, buena fruta. 
  • Limited Edition 2018. A punto de embotellarse cuando hicela visita a finales de agosto. MIneral, concnetrado, mina de lápiz, mora, grosella, flores azules... En boca tiene un tanino pulido, fresco, profundo, concentrado, largo, bien estrcuturado... Esa flor "Pesquera". Elegante, lleno de finura. 
  • Caminos Blancos 2019. Floral, furta roja (mora, grosella, fresa). 18 meses de crianza. Hierbas aromáticas, romoero, tomillo, En boca tiene un tanino sedoso, fresco, buena acidez, con mucha fruta. 
  • Crianza 2019. Mineralidad, fruto rojo, mina d elápiz, en boca es fresco, con bien de fruta roja. 

a texto >>